El comportamiento Criminal de un Violador Serial
 
 

Por Robert R. Hazelwood, M.S.

Agente Especial en Ciencias de Comportamiento Instrucción/Investigación Unidad de Quantico, VA

y Janet Warren, D.S.W.

Instituto de Psiquiatría y Ley Universidad de Virginia Charlottesville, VA

Traducido por Malena González de León

 
 

 

 

Desde 1984 a 1986, los Agentes Especiales del FBI designados al Centro Nacional para el Análisis de Crímenes Violentos (NCAVC) entrevistaron a 41 hombres responsables de violar 837 víctimas. Temas anteriores del Boletín del FBI proveyeron una introducción a esta investigación y las características de los violadores y sus víctimas. Este artículo, sin embargo, describe el comportamiento de estos violadores seriales durante el cometimiento de sus as altos sexuales. La información presentada es aplicable solo a los hombres entrevistados; no es la intención generalizar a todos los hombres que violan.

 

P R E M E D I T A C I Ó N

La mayoría de los ataques sexuales (55-61%) cometidos por estos hombres fueron premeditados a través de sus primes, medias y últimas violaciones, mientras que hay menos violadores que informaron que sus crímenes fueron impulsivos (15-22%) u oportunistas (22-24%).Aunque no hay información sobre violaciones seriales para comparación disponible, es probable que la premeditación involucrada en estos casos es una característica particular de éstos violadores seriales. Es también probable que esta predeterminación sea reflejo de su interés preferencial en este tipo de crimen y su enorme habilidad para evadir la detección.

 

M É T O D O S · D E · A C E R C A M I E N T O

Hay tres estilos diferentes de acercamiento que utilizan los violadores: El ``estudiado,'' el ``blitz,'' y el ``sorpresa.'' 3 Cada uno refleja una manera diferente de elección, acercamiento, y sometimiento de una víctima elegida.

El acercamiento ``estudiado'' Caso Número 1

Juan, un hombre que violó más de 20 mujeres, le dijo a los entrevistadores que paró a una de sus víctimas tarde a la noche y se identificó como oficial de policía vestido de civil. Le preguntó por su licencia de conducir, caminó hacia su auto y se sentó ahí por algunos minutos. Luego regresó, le dijo que su licencia había espirado y le pidió que lo acompañara al su auto. Así que ella lo hizo, y mientras entraba en el auto, él la esposó y condujo hasta un lugar aislado donde la violó sodomizó.

Como en el caso anterior, el acercamiento estudiado involucra subterfugio y reside en la habilidad del violador para interactuar con la mujer. Con esta técnica, el violador se acerca abiertamente a la víctima y solicita u ofrece algún tipo de asistencia o dirección. Sin embargo, una vez que la víctima está bajo su control, el ofensor puede volverse repentinamente agresivo. Este tipo de acercamiento fue usado en 8 (24%) de las primeras violaciones, 12 (35%) de las intermedias, y 14 (41%) de las finales. Varios papeles usados por los ofensores incluyen representar un policía, proveer transporte a alguien solicitándolo, y juntar mujeres en bares de solteros. Obviamente, este estilo de iniciación de contacto con las víctimas requiere de una habilidad para interactuar con la mujer.

El acercamiento ``Blitz'' Caso Número 2

Phil, un hombre de 28 años, se acercó a una mujer que cargaba las compras de la verdulería en su auto, le pegó en la cara, la arrojó dentro del vehículo y la violó. En otra ocasión, entró a la sala de reposo de una mujer en un hospital, golpeó a su víctima y la violó. Al salir de la sala con la víctima alzada, la amenazó como si estuvieran teniendo una pelea de amantes, y de esa manera evitó la interferencia de las personas que se habían acercado a mirar cuando ella gritaba.

En una acercamiento de este tipo, el violador utiliza un asalto directo, y físicamente agresivo y somete y lastima a la víctima. El atacante puede también usar químicos o gases pero es más frecuente que use su habilidad de someter físicamente a la mujer. Es interesante, más allá de su simplicidad, que este acercamiento fue usado en el 23% de las primeras violaciones, 20% de las del medio, y 17% de las últimas. Inclusive siendo usada menos frecuentemente que el estudiado, el blitz resulta más injurioso físicamente e inhibe ciertos componentes de la fantasía de la violación que puede tener el violador.

El acercamiento ``Sorpresa'' Caso n°3

Sam, un hombre de 24 años, preseleccionaría a sus víctimas espiándolas. De esa manera vería la residencia de sus víctimas para establecer patrones. Luego de decidir violar a una mujer, esperaría hasta que fuera a dormir, entraría a la casa, y pondría su mano sobre su boca. Advertiría a la víctima que no intencionaba lastimarla si ella cooperaba con el asalto. Violó más de 20 mujeres antes de ser arrestado.

Este acercamiento, que involucra al asaltante esperando a la víctima o acercándosele mientras ella duerme, presupone que el violador a señalado o preseleccionado a su víctima a través de contacto visual y sabiendo que estaría sola. Amenazas y/o la presencia de un arma generalmente asociado con ese tipo de acercamiento; sin embargo, no hay fuerzas injuriosa aplicada.

El acercamiento sorpresa fue usado por los violadores seriales en 19 (54%) de sus primeras violaciones, 16 (46%) de las del medio, y 16 (44%) de las últimas (porcentajes varían según el número de violaciones). Este representa la manera más frecuente de acercamiento y es usada más a menudo por hombres que carecen de seguridad en la habilidad de someter a la víctima a través de amenazas físicas o subterfugio.

 

C O N T R O L A N D O · A · L A · V Í C T I M A

La manera en la que los violadores mantienen el control sobre sus víctimas depende de dos factores: Su motivación por el asalto sexual y/o la pasividad de la víctima. EN este contexto, cuatro métodos de control son usados frecuentemente en varias combinaciones durante la violación:

  1. Simple presencia física
  2. Amenazas verbales
  3. Sacar un arma
  4. El uso de la fuerza física. 4

En los hombres de este estudio predominó el uso de la presencia física amenazante (82-92%) y/o amenazas verbales (65-80%) para controlar a sus víctimas. Substancialmente sacaron armas menos frecuentemente (44-49%) o atacaron físicamente a la víctima (27-32%). Cuando se mostró un arma, fue generalmente un instrumento afilado, como un cuchillo (27-42%).

Un violador explicó que elegía un cuchillo porque percibía que era más intimidante para usar contra una mujer en vistas a su miedo a la desfiguración. Las armas de fuego fueron usadas menos frecuentemente (14-20%). Sorpresivamente, todos menos algunos violadores usaron ataduras de la escena de la violación. Una excepción fue un individuo que compró soga pre cortada, cinta adhesiva y esposas.

 

E L U S O · D E · F U E R Z A

La cantidad de fuerza usada durante una violación provee una Buena perspectiva de las intenciones del atacante y, por esto, debe ser analizada por los investigadores de la ofensa o el ofensor. 5 La mayoría de estos hombres (75-84%) usaron fuerza física mínima o no la usaron del todo para sus violaciones. 6 Este grado de fuerza mínima usada es definida como no injuriosa usada más para intimidar que para castigar. 7

Caso número 4

Juan comenzó a violar a la edad de 24 y estimó haber entrado ilegalmente a mas de 5,000 hogares para robar ropa interior de mujeres. En 18 de esas ocasiones, también violó. Advirtió que no tenía deseo de herir a sus víctimas. Declaró,``Violarlas es una cosa. Golpearlas es otra completamente diferente. Ninguna de mis víctimas fue lastimada y una persona que mata a alguien después de haberla violado, me enfurece.''

La fuerza resultante en hematomas y laceraciones o traumas extensivos que requieren hospitalización o resultantes en muerte incrementaron de 5% en las primeras violaciones, 8% de las del medio, a 10% de las últimas. Dos víctimas (5%) fueron asesinadas en las violaciones del medio y un adicional de 2 (5%) fueron matadas durante las últimas.

Caso Número 5

Phil, un hombre atractivo de 30 años, describió apuñalar a su madre hasta la muerte cuando se despertó mientras él intentaba sacarle la ropa interior en preparación para un encuentro sexual. Había estado bebiendo y fumando marihuana con ella por un período de tiempo anterior al intento de acto sexual, y cuando ella se durmió, él comenzó a fantasear con tener sexo con ella.

La mayoría de los violadores es este estudio no incrementaron la cantidad de fuerza que usaron en su primera, media y última violación. 8 Sin embargo,10 de los violadores, con el término ``incrementadores,'' usaron cada vez mas fuerza a lo largo de sus violaciones y lo hicieron dos veces el promedio (40 víctimas oponiéndose a 22 víctimas) en la mitad del tiempo (i.e., violando cada 19 días oponiéndose con 55 días). Para el momento del ultimo asalto, estaban inflingiendo lesiones moderadas a mortales. Estos factores, sumados con el progresivo interés en penetración anal entre los incrementadores, sugieren que para estos individuos, el sadismo sexual puede ser un motivo para su comportamiento.

 

R E S I S T E N C I A · D E · L A · V Í C I T M A

La resistencia de la víctima se puede definir como cualquier acción o inacción de parte de la víctima que imposibilita o demora el ataque del ofensor. Estos comportamientos pueden ser descriptos como innatos pasivos, verbales, o físicos. 9  Los violadores informaron que las víctimas se resistieron verbalmente en 53% de sus primeros asaltantes, 54% de los medios, y 43% de los últimos. La resistencia física ocurrió solo en 19%, 32% y 28% de los primeros, medios, y últimos respectivamente. La incidencia relativamente baja de resistencia pasiva (i.e., 28% en la primera violación, 17% de la media, y 9% de las últimas) refleja mas probablemente la inhabilidad de los violadores en discernir el tipo de resistencia.

En investigaciones previas, se encontró que no había relación entre la resistencia física y verbal y la cantidad de heridas hechas a la víctima. 10 Es interesante, de todas formas, que el grado de placer de los violadores y la duración de la violación incrementó cuando la víctima se resistió. En este estudio, la reacción más común del ofensor a la resistencia para la primera, media y última violación fue amenazar verbalmente a la víctima (50-41%).El compromiso o negociación se llevó a cabo en 11-12% de las violaciones, y la fuerza física fue usada en 22% de las primeras violaciones, 38% de las segundas y 18% de las terceras Los violadores también declararon 6 incidentes en los cuales se fueron cuando la víctima se resistió; sin embargo, no es claro en que punto en el ataque ocurrió la resistencia.

 

D I N A M I C A S · S E X U A L E S · E N · L A · V I O L A C I Ó N

Los actos sexuales a las cuales se forzó a la víctima a realizar se mantiene relativamente constantes en las tres violaciones. El más común fue la penetración vaginal (54-67%), sexo oral (29-44%), besar (8-13%) acariciar (10-18%). Penetración anal (5-10%) y y de y de objetos (3-8%) fueron declarados menos frecuentes. En cambios de comportamiento a través de las primeras, medias y últimas violaciones, aparece un período en el que el interés de los violadores del sexo oral incrementa mientras que el interés en el contacto vaginal disminuye.

La cantidad de placer que los violadores experimentan durante los tras as altos fue medido con esta declaración: ``Piensa en la penetración durante la violación. Asumiendo `0' equivale a tu peor experiencia sexual y `10' a tu absolutamente mejor experiencia, dele valores a la cantidad de placer que ha obtenido.'' La mayoría de los violadores dieron valores sorpresivamente bajos (3.7). Sin embargo, el tipo de contacto que resultó en puntos más altos difirieron ampliamente. 11 Un violador informó apreciación por la pasividad y condescendencia de sus víctimas, mientras otro se refirió al placer experimentado en la violación/asesinato de dos niños como fuera de la escala.'

Caso Número 6

Paul ha violado a mujeres adultas, adolescentes y preadolescentes y llevó su carrera criminal a su fin con la violación y asesinato de dos niños de 10 años. Cuando se le pidió que diera valores a la experiencia sexual, él advirtió que le daría ``0'' a las mujeres adultas y adolescentes y a las preadolescentes ``3.'' Luego declaró, "Cuando hablas de sexo con niños de 10 años de edad, su escala no es suficientemente alta.''

 

A C T I V I D A D · V E R B A L

A través de las primeras, medias y últimas violaciones, la mayoría de los violadores seriales (78-85%) usualmente sólo conversaban con las víctimas para amenazarlas. Muchos menos frecuente, sus conversaciones fueron amable o amigables (30-34%), manipuladoras (23-37%), o personales (23-37%). En una minoría de instancias a través de los asaltos, el violador reportó ser inquisitivo (15-20%), abusivo/degradante (5-13%), o silencioso (8-13%). Aparece que los violadores seriales utilizan las amenazas verbales para someter a las víctimas, y solo luego de que creen haber Ganado control sobre la víctima.

 

D I S F U N C I Ó N · S E X U A L

En el estudio de 170 violadores, se determinó que el 34% experimentó algún tipo de disfunción sexual durante la violación. 12 De hecho, se ha notado que ``la ocurrencia de la disfunción sexual y un entendimiento de la investigación de la disfunción puede proveer información valiosa sobre el violador no identificado.'' 13 La información en estos violadores seriales son increíblemente similares. En la primera violación, 38% de los sujetos informaron un disfunción sexual, 39% en las medias, y 35% durante la última. Este tipo de información puede probar ser útil al investigador asociando diferentes ofensas con un simple ofensor, porque la naturaleza de la disfunción y los medios que usa el ofensor para superarlo son constantes sobre un número de violaciones.

 

E V A D I E N D O · L A · D E T E C C I Ó N

Considerando la aptitud del violador para evitar la detección, es sorprendente notar que muy pocos de ellos emplearon comportamientos específicos diseñados para evitar la identificación. De hecho, los ofensores tienden a violar a sus víctimas en su propio hogar, contribuyendo a su habilidad de evitar la detección. 14 En suma, la mayoría de los violadores (61-68%) no informaron vestirse de una manera determinada para las ofensas. Sorprendentemente, los disfraces fueron reportados en sólo 7-12% de las ofensas, sugiriendo que otros medios de evadir la detección fueron usados por estos ofensores peculiares.

 

A L C O H O L · Y · O T R A S · D R O G A S

El alcohol se asocial comúnmente con la violación, pero otras drogas, a un grado menor, también son usado en las violaciones. 15 La información en estas vilaciones sugieren una relación de alguna forma diferente entre alcohol/drogas y violación serial. Aproximadamente un tercio de los violadores estaban tomando mezclas de alcohol en sus primeras, medias y últimas violaciones, y 17-24% declararon usar drogas. En la mayoría de estos casos, estas figures reflejaron el patrón de consumo típico y no un incremento inusual de abuso de sustancias.

 

C O M P O R T A M I E N T O · P O S T - O F E N S A

Se les preguntó también a los violadores seriales sobre los cambios en su comportamiento luego del asalto. Tlos cambios más frecuentes luego de cada crimen incluía sentimientos de remordimiento y culpa (44-51%), seguir el caso en los medios (28%) y un incremento del consumo de drogas y alcohol (20-27%). Los investigadores deberían notar particularmente que 12-15% de los violadores informaron revisitar la escena del crimen y 8-13% se comunicaron con la víctima luego del crimen.

 

C O N C L U S I Ó N

La investigación concerniente al comportamiento de los violadores seriales' durante y luego del cometimiento del crimen determinaron que:

  • La mayoría de las violaciones fueron premeditadas
  • El acercamiento ``estudiado'' fue usado más frecuentemente en el inicio del contacto con la víctima
  • Una presencia amenazante y amenazas verbales fueron usados para mantener el control sobre la víctima
  • En la mayoría las instancias se usó mínima o no se usó fuerza
  • La resistencia física, verbal, resistió a los violadores en 50% de las ofensas
  • La reacción más común del ofensor a la resistencia fue amenazar verbalmente
  • Apenas un tercio de los ofensores experimentó una disfunción sexual, y los actos sexuales preferidos fueron el vaginal y fellatio forzado
  • Niveles bajos de placer fueron informados por los violadores de los actos sexuales
  • Tendían a no estar preocupados con las medidas de precaución para proteger sus identidades
  • Aproximadamente un tercio consumió alcohol antes del crimen y en menor proporción otras drogas.

El comportamiento post-ofensivo fueron sentimientos de remordimiento y culpa, siguiendo el caso en los medios y un incremento en el consumo de alcohol y drogas.

Estas características, aunque no aplicables generalmente a todos los violadores, pueden ser útiles para aprender de otros ofensores, sus comportamientos y el crimen de violación.

 

 

 
 

VOLVER AL MENU PRINCIPAL / VOLVER AL MENU DE PSICOLOGÍA FORENSE